sábado, 9 de marzo de 2013

Di que sí

 Jim Carrey casi siempre ha sido exageradamente expresivo, aunque en esta foto de cartelera no encuentro exageración. Quizás no lo haríamos rodeados de gente, pero sí estando solos, sin nadie que nos pueda llamar la atención... así el cuerpo expresa libremente lo que siente. ¿Qué puede estar sientiendo alguien que expresa tal alegría? Os lo pongo bien en grande, para que le veáis bien...


No sé si habréis visto esta película. Yo la ví hace un tiempo y me sentí algo identificada con él. Era un hombre que vivía en su piso, con sus amigos, haciendo más o menos lo mismo todos los días. Disfrutaba con la comodidad de lo cotidiano, y no sentía la necesidad de hacer cosas distintas ni animarse a propuestas que otros le hacían. Siempre respondía "No, gracias.". Sin embargo llegó un momento en el que eso cambió; por una serie de circunstancias comenzó a responder que "Sí", una vez tras otra. Su vida dio un cambio radical, empezó a conocer otros mundos, otras personas, otras ideas, otro modo de Vivir. Fue su iniciativa de probar cosas nuevas (aquello que tanto le costaba al principio) la que hizo posible fotografiarle como le vemos ahí arriba. ¿Qué ha podido vivir, qué le ha podido sorprender tanto para mostrarse así?

No sirve con contarlo; ni siquiera él sabría hacernos sentir lo que él siente explicándonoslo con palabras. Sólo él lo sabe.

La vida nos tiene muchas sorpresas preparadas, pero si queremos descubrirlas tenemos que elegir encontrarnos con ellas. Y todo empieza, por ejemplo, cambiando un día de ruta para ir a casa. ¿Quién sabe con lo que me podré encontrar?







No hay comentarios:

Publicar un comentario