jueves, 14 de marzo de 2013

El Diente de León

Una de las razones por las que me encanta la naturaleza es por todas las cosas que me puede llevar a evocar, sólo pensando, por ejemplo, sobre su forma o funcionamiento. Puede que una misma forma diga muchas cosas distintas.

Otro de los motivos es que su belleza consigue que algo se me remueva por dentro; muy parecido (si no lo mismo) a lo que a veces provoca escuchar una determinada música, que resulta ser concreta para cada uno. Lo que a mí me hace vibrar puede que no sea lo mismo que te hace vibrar a tí. Pero en ambos casos... algo está vibrando.

"La naturaleza es muy sabia", dicen. A mí no deja de sorprenderme con grandes enseñanzas sobre lo que es la Vida. Quizás es la traducción que yo le doy; otros pueden darle otra.

Esta mañana he encontrado esta foto gracias a una amiga:


Te invito a que pares un momento, y la mires antentamente. ¿Qué te dice? ¿De qué te habla? 
Es un diente de león... sí. Como seres humanos tenemos la capacidad de mirar más allá (no es que enfoquemos al paisaje, eso es lo más fácil). Creo que a eso se le llama trascendencia. Vuelve a mirar, no corras. Puede costar un poco, pero lo que merece la pena no suele ser tan sencillo de conseguir.

Si has logrado ver algo más que un diente de león, te propongo que lo escribas en un comentario. Si no lo has conseguido, ¡no dejes de intentarlo! (no hace falta que sea con este diente de león...). Compartir es bonito, sobre todo aquello que tiene que ver con lo que nos hace más humanos. Como dice un amigo... Compartir es vivir.

No pasa nada si pensamos lo mismo, nos hará ver que no estamos solos. Ni tampoco si pensamos distinto, nos hará mirar desde otro punto de vista.

Así pues, adelante. Y que la vida (como lo es esta pequeña planta) no nos deje de sorprender.


4 comentarios:

  1. Yo soy una de esas semillas con capacidad de volar. Tú eres otra. Somos dos semillas distintas, puede que ni nos hayamos conocido; pero contenemos algo idéntico. Para mí, es lo que vibra. Somos humanos. Somos hermanos.

    ResponderEliminar
  2. Te envio una historia que me ha escrito una amiga (me encanta ser mera intermediaria de historias) y que puede valer para interpretar la fotografía del Diente de León:

    "Soñaba la flor con atrapar la vida en ese momento... Sentia la frescura de la plenitud q poseía, por eso no entendia q según pasaban los días su tallo se fuera curvando , la tersura de sus hojas perdieran su lozania y sus pétalos ayer exultantes poco a poco fueran cayendo al profundo vacio, no soportaba pensar q su deseada imagen dejará de Ser .....Agarrandose a la vida se negaba a abandonar tan gran momento, creyendose única y necesaria para embellecer el mundo, pero la realidad se imponia y el tiempo seguiá su curso y a pesar de su insistencia lentamente llego lo anunciado, pensó q todo se acababa y q nada tenía sentido y se dejo llevar y cayó en un profundo sueño......Despertó una mañana y no era flor, era semilla, el germen de una nueva vía, ahora era un árbol, su fuerza era infinita,múltiplicaba cada día, cada rama florecia, cada flor más sabIA la hacía y se convirtió en AMOR y voló un día en las plumas de un pájaro, rozó las nubes y se transfomó en agua, el agua fue pez, el pez a la tierra salía y corrió con el viento detrás de una niña, la niña se hizo mujer y multiplicó la vida, llenó el mundo de AMOR, cada momento una flor, cada flor ya lo sabia, una experiencia más hasta completar el viaje q cada uno debía. Sé flor,pájaro,pez...niña, AMOR, experimenta la vida en todas sus formas y siente el sentido de la VIDA.....AMOR como experiencia única SABIDURIA"



    ResponderEliminar
  3. Wow, gracias... Genial historia! Gracias por compartirla :)

    ResponderEliminar
  4. La raíz de diente de león también es útil como una laxante suave y puede regular el funcionamiento del estomago e intestinos si se consume con regularidad. También ayuda para el control de gases y el estreñimiento

    ResponderEliminar