lunes, 4 de marzo de 2013

Perdonar... sin perdonar.

No es una contariedad. No si os digo que son dos conceptos con contenidos en esencia distintos, aunque ambos significantes sean idénticos. Entonces, ¿dónde está la diferencia?

Consiste en una transformación en la mirada. Como si miráramos a través de unas gafas que nos hicieran ver más allá, o más adentro, mientras que sólo nos dejara ver de forma borrosa la cotidianidad de lo socialmente establecido.

¿Qué es lo establecido? Lo que para casi todos es lo "lógico", pensamientos como: 
-"Este tío no me ha dado las gracias, menudo borde, para eso no le digo nada", o...
-"Me sientan fatal sus bromitas, pero mejor no le diré nada y pasaré de él" (eso sí, guardando algún resquemor por dentro, aunque creamos que no está ahí). O incluso...
-"Esto no me lo perdonaré jamás..."

Curiosamente, a pesar de tal acumulación de "basura" para el alma, seguimos creyéndonos nuestra respuesta de "muy bien" ante la pregunta "¿qué tal estás?", pues no nos percatamos de que hemos asimilado como algo normal estos sentimientos negativos que reprochan hacia afuera, pero que en realidad solo dañan por dentro.

El perdón que solemos entender consiste en que esa persona que "tanto daño me ha hecho" nos pida disculpas, y así entonces (a lo mejor) le podamos perdonar. El otro Perdón no entiende de razones, ni de juicios. Va más allá de todo lo impuesto, de todo lo "correcto", de todo lo "normal". Sana cualquier desazón y acepta incondicionalmente. Ama por todo lo alto. Transforma el malestar en liberación. Cambia la vida. Desparrama luz. Y esa luz es nuestra.

Son unas gafas que para nada pintan baratas. A pesar de ello, la pregunta que me hago es... 

...¿Me gustaría saber y atreverme a mirar así?
Si la respuesta es que sí, adelante.



PD: Gracias a Jorge Lomar; el asistir a una charla acerca de su nuevo libro Vivir el perdón me ha recordado que otro mundo es posible; tan sólo hay que empezar por cambiar la forma de mirar.

1 comentario:

  1. ¡Qué gran noticia lo de que hayas decidido embarcarte en la aventura de crear un blog! ^^ Interesante entrada, cómo no; los puntos de vista constructivos son los que menos abundan y los que más falta hacen. Aquí tienes un fiel seguidor, igual que tú lo fuiste en su día :P Besos!!!!!

    ResponderEliminar