domingo, 12 de mayo de 2013

Presente

Últimamente estoy agradeciendo enormemente el poder dedicar tiempo para mí, saliendo de casa para dar un paseo por esta estupenda ciudad (personalmente Palencia me encanta).

Son momentos especiales. Por un rato me olvido de los quehaceres cotidianos, y me dedico, simplemente, a observar. A disfrutar de lo que capto por los sentidos. Suelo caminar despacio, mirando hacia arriba a los pájaros, árboles, o a las personas. Es algo que normalmente, por tener que ir a determinado lugar, y pensando en tantas cosas, una tras otra, no logro hacer. Diría que muchos de nosotros no nos fijamos. El caso es que ya es raro ir por la calle fijándote en todo, porque... ¡así te mira la gente cuando te ve! Un amigo se rió de mí un día. "¡Estabas ida!" me dijo. Bueno... ¡depende de lo que sea estar "ido"! Yo consideraría estar ido cuando la cabeza no deja de enviarte pensamientos una y otra vez, sin siquiera darte cuenta. Lo contrario es estar presente. ¡Yo estaba muy presente!

Lo habitual es que cada persona con la que te cruzas vaya pensando en sus cosas. Tantas personas juntas, pero tan distantes a la vez. Todas "idas", cada una por un lado. Cuando salgo a pasear en esa clave de presencia, experimento una sensación totalmente contraria. Una plenitud mayor, un sentimiento de conexión con lo que me rodea. Realmente son momentos especiales, podría decirse de encuentro conmigo misma. Pero no solo eso. También logra formar parte de mí todo lo demás. Desconocidos y patos. El agua que conforma la lluvia o el río. El Sol. ¿Nunca os habéis emocionado mirando un cielo lleno de estrellas?


Parece magia, aunque no lo es. Pero es como el amor. Consigue rellenar huecos que no sabías ni que existían.

Qué bonito, ¿no?




3 comentarios:

  1. Cada vez que veo el cielo lleno de estrellas me emociono.

    ResponderEliminar
  2. Qué dulce... Y preciosa la frase del final :) ¿Decías que no estabas segura de escribirla? Te ha salido genial ;)

    ResponderEliminar
  3. Esto me recuerda a un ejercicio que hice en un curso. Cada mañana invertiamos 20 minutos en potenciar uno de los sentidos, intentando utilizar al máximo ese sentido y no el resto. La finalidad era darse cuenta de que los sentidos podían llegar más allá de lo que habitualmente somos conscientes.
    Probablemente en este paseo diste más importancia de lo habitual a tu sentido de la vista y eso te sorprendió :)

    ResponderEliminar