domingo, 13 de julio de 2014

No dejes de ser niño

Gracias, pequeños, por enseñarnos a los mayores a disfrutar del encanto de lo cotidiano, como un simple charco, o la simple lluvia, aunque manche, aunque moje.

Gracias por mostrarnos esa inocencia, tan transparente y llena de emociones plenas. Ojalá aunque un día se marche, ésta se acuerde de regresar. Y nosotros no nos olvidemos de llamarla. Para que sepamos disfrutar de cada momento, y encontrar en él a...




... nosotros mismos...