martes, 22 de diciembre de 2015

¡Qué de Gordos!


“Mecachis… No nos ha tocado el gordo”. Bueno, era de esperar (aunque algunos siempre tienen más esperanza que otros). Las personas, en días como hoy, solemos decir con resignación palabras para consolarnos como: “Bueno, oye, al menos tenemos salud”, y alguno es capaz de añadir “…y amor”. Son frases que ayudan, consuelan... pero, ¡vamos! Seguro que podemos hacerlo mejor y el día de hoy nos lo pone "a huevo".

Por ejemplo, darnos cuenta de que bastante lotería nos ha tocado y nos sigue tocando cada día. Hay tantas cosas que agradecer de las que cada día podemos disfrutar y llenarnos... (no solo los bolsillos). Solo que cuando uno las tiene, no suele darse tanta cuenta (típica frase, ¡pero tan cierta!). Aun así, cuántos premios (y bien gordos) tenemos en nuestras manos. Yo al menos, muchos. Vosotros, estoy convencida de que también. 

Quizás no la foto más elegante, pero sí significativa.

 Siempre habrá motivos para quejarse. Pero miremos diferente; alegrémonos de las loterías que nos han tocado (porque sí, otros nos “envidiarán” por ellas). No me gustan las comparaciones con los otros según lo que tengamos o dejemos de tener; el efecto es diferente cuando se vive no desde la comparación con los otros, sino desde el que SIEMPRE habrá motivos para agradecer. ¡Y ojalá todos nos sintieramos tan afortunados con nuestras propias loterías personales!, sin compararnos con las ajenas.

Así que bueno, los números no han sonreído en esta ocasión... Pero oye...
 ¿a ti qué gordos te han caído hoy?


miércoles, 9 de diciembre de 2015

Ser precioso.

"Eres precioso, eres preciosa, ¿lo sabías?" Son palabras que quizás deberían decirse más. Quizás para decirlas más, habría que sentirlas más. Quizás para sentirlas más, habría que mirar diferente. Quizás para mirar diferente... habrá que mirar más, fuera de uno mismo; mirar a los otros, y mirar más allá. Un buen ejercicio que, por cierto, conseguirá muchas sonrisas. Aún así, siempre quedará alguien que no se lo termine de creer, incluso puedan ofenderse. A esos, repitásemoslo el doble, el triple, lo que haga falta, al menos, para ayudar a que se replanteen todo lo que valen, todo lo que son. Pero eh, ¡no lo digo sólo yo! Aquí traigo conmigo alguna prueba gráfica...

<<Alguien decidió hacer un experimento en una escuela: preguntó a estudiantes y profesores si les podía hacer una foto para un proyecto. A algunos les conocía; a otros no. Mientras les grababa, les dijo el propósito del proyecto: "Estoy haciendo fotos a cosas que encuentro preciosas".>> 
Para conocer las reacciones, me remito al vídeo: